Noticias

Un informe elaborado por la Fundación Madeca, liderada por la Diputación de Málaga junto a otras entidades, revela que las zonas con más riesgos de inundaciones de la provincia se concentran en la Costa del Sol.

El presidente de la fundación, Jacobo Florido, ha explicado que Málaga “es propensa a las inundaciones” y que estas son más numerosas si se produce una capacidad de infiltración como es el caso del litoral malagueño, donde se dan tres niveles distintos: medio, alto y muy alto.

Los municipios que se encuentran en la categoría muy baja son Marbella, Fuengirola, Torremolinos, Rincón de la Victoria, Vélez-Málaga y Nerja; por su parte, Mijas está catalogada como baja y Estepona y Málaga capital como media, según el informe de Madeca.

El estudio analiza tres factores principales como determinantes de las inundaciones, ha señalado Florido, diputado de Desarrollo Económico y Productivo, que son “el peligro, el riesgo y la vulnerabilidad”.

Estas variables están interrelacionadas, ya que frente al peligro de inundaciones, el riesgo es muy diferente según el grado de vulnerabilidad, que depende del tipo de ocupación del espacio y el modelo de ordenación territorial.

El estudio demuestra que en los últimos 20 años la frecuencia de las inundaciones ha aumentado, incidiendo en la zona costasoleña, ya que se estima que el lapso entre ellas ha disminuido de 7 a 4 años.

Desde Madeca y la Diputación creen que hay un déficit de legislación sobre riesgos naturales en Andalucía, donde la Ley de Aguas y la Ley de Gestión de Emergencias cubren aspectos diferentes, aunque han destacado que hay normativas de planificación, prevención, actuación y rehabilitación de las diferentes administraciones.

Florido ha pedido que haya “una mayor coordinación” entre administraciones, ya que hay once normativas, de las cuales cuatro son europeas, cinco estatales y dos autonómicas, todas ellas aprobadas entre 2001 y 2017.

Entre las recomendaciones y propuestas de mejora que señala el informes están las actuaciones hidráulicas en la red de drenaje, limpieza y mantenimiento de la cubierta vegetal y, sobre todo, una labor de divulgación y pedagogía hacia la población, mejorando así la educación medioambiental.

Fuente: Agencia EFE